La Fuente de Cristal

Permanecía cabizbajo arrodillado en el suelo rocoso, mientras sus ropas se mojaban con las gotas que caían de la fuente. Su mente era un torbellino de ideas que no lo desamparaban desde que había cometido aquel error garrafal.

“¿Cómo había sido tan iluso? ” se recriminaba.

– ¿Qué haces arrodillado en la mitad del camino? – le dijo una joven que tropezó con él, pero al detallarlo ladeó su cabeza, impactada. – ¿Qué te pasó?

Alzó sus ojos pero no la miraba, aún estaba ensimismado en sus pensamientos.

>> ¿Y bien?

– Vine a restaurar la energía de la Fuente de Cristal, pero algo salió mal.

– ¿Eres mago?

– Un aprendiz – murmuró Newén avergonzado.

– ¿Por qué el Mago Rojo envío a un aprendiz a hacer su trabajo? – el chico desvió la mirada. – ¡Ah! … porque no lo hizo.

– ¿Qué me ha sucedido?

– La Fuente se carga de energía cada cuatro años a la espera de los dragones, pero tú no eres uno de ellos, así que te hechizó.

– Pues duele – apretaba la boca.

– Puedo ayudarte – sabía que estaba sufriendo, era imposible que su cuerpo soportara el fuego que corría por sus venas en ese momento. – Solo debes tocarla.

– Ya lo intenté, no funciona.

– Dame tu mano – ordenó, mientras brillaba como lo hace el cristal bajo el sol.

Los destellos se confundían con las partículas rojizas que expedían su piel. Todo el fuego que contenía Newén en su cuerpo comenzó a liberarse mientras ella lo sostenía para que no se desgonzara, su cara se contraía por el dolor.

– ¿Quién eres? – preguntó exhausto cuando todo acabó.

Pero ella ya no estaba, en cambio dos ojos grises lo miraban detrás de la foresta.

– La guardiana de la Fuente – rugió. – Debes irte o de lo contrario… –

Newén, más asustado que antes, huyó despavorido bajo la sonrisa complaciente de la dragona.

“Siempre funciona” pensó.

Protegido por derechos de autor. Propiedad de F. Maradei 2021

SÍGUEME

¿Te gustó? ¿Quieres ser el primero en enterarte de todo? Ejemplares gratis, cuentos innéditos y mucho más
Loading

Deja un comentario